fbpx

Al #rescate de las Pymes con rumbo al 2021

113 0

En el México actual, hablar de las pymes significa abordar dos aspectos fundamentales. El primero es que estos negocios constituyen un motor esencial en la economía del país por sus contribuciones al PIB y los empleos que generan; mientras que el segundo es el fuerte impacto que han sufrido tras la pandemia.

El 2020 vió cerrar de manera definitiva a un millón de estas empresas, debido a la crisis sanitaria y económica pero sobre todo, a los obstáculos que los emprendedores encuentran al momento de solicitar alternativas de solvencia financiera como créditos o liquidez para cubrir deuda. El Estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020 publicado por INEGI, apunta que, de 4.9 millones de mipymes que existían en el 2019, lograron sobrevivir 3.85 millones, es decir, se cerraron las cortinas de un millón 10 mil 857 establecimientos, lo que equivale al 20.81% de estos negocios.

Mayores plazos de reestructuración para no sobreendeudarse

Adicionalmente, la preocupación de un segundo periodo de confinamiento que lleve a un nuevo cierre de establecimientos es latente, ya que la gran mayoría de pequeños y medianos comercios no aguantarían el embate, oscureciendo aún más el panorama económico con rumbo al año 2021.

“La actualidad de las pymes está marcada por las deudas, las cuales se han convertido en gastos fijos. Por ello, la urgencia de generar liquidez es enorme y, en un retorno al confinamiento, donde las ventas se reducen o terminan, el escenario empeora. Para enfrentarlo, conviene que estos negocios realicen reestructuras crediticias para no quedar marcadas con un mal historial”, apuntó Marcelo de Fuentes, CEO de Fundary.

En este punto, el ecosistema financiero juega un rol importante como facilitador de oportunidades para estas empresas, abriéndose a nuevas formas de financiamiento más flexibles y seguras que, en ocasiones, algunas instituciones bancarias tradicionales no ofrecen o lo hacen de forma insuficiente.

Por ejemplo, al inicio de la pandemia, algunas entidades convencionales dieron planes de reestructura a las pymes por tres a cuatro meses, un respiro que muchas veces no alcanza a liquidar las deudas de muchas empresas con problemas de flujo y carentes de ingresos o ventas y que, a la postre puede llevar a una situación de sobreendeudamiento.

En estos casos, el plan debe ser aliviar la situación de flujo y aprovecharlo lo más posible. Para esto, es necesario que los servicios financieros tengan capacidad crediticia para negociar por más tiempo. Hoy, plataformas fintech han demostrado esa posibilidad ya que, al ser de naturaleza digital, su operación genera menos costos, aprovechando los recursos para dar mayor apertura de financiamiento a los emprendedores.

Muestra de lo anterior es que las pymes que se encuentran inscritas en dichas plataformas para reestructurar su deuda, como en el caso particular de Fundary, espacio integral de tecnología financiera, pueden acceder a plazos hasta por 24 meses, es decir de 6 a 8 veces más que la banca convencional.

Digitalización de las empresas, el siguiente paso

Este punto es por demás relevante, ya que marca el presente y futuro inmediato de una pyme. Si hay algo rescatable de esta pandemia es la aceleración tecnológica y la rápida transformación hacia lo digital. En la industria financiera, esta evolución es de gran valor, ya que fomenta la innovación e impulsa la competencia. Más que nunca está demostrado que las empresas (de cualquier tamaño) que no adapten sus procesos al mundo digital, es decir, incluir el e-commerce, los envíos on demand a domicilio, bases de datos en la nube, etc., tienen menos probabilidades de supervivencia. Utilizar servicios inteligentes e interconectados facilita el acceso a infraestructura y servicios tecnológicos de última generación, lo que permite mayor flexibilidad de innovar y menores riesgos frente a los cambios.

La visión de las nuevas pymes es la de un negocio que pueda tomar mejores decisiones basadas en inteligencia artificial, permitiendo identificar necesidades que ayuden al éxito y permanencia en la vida empresarial, facilitando el acceso a opciones de crédito inmediato, con un proceso de administración en tiempo real que le permita tener visibilidad y trazabilidad de sus operaciones.

Todo lo anterior brinda una visión interesante que apunta al uso de la tecnología enfocada en servicios financieros que serán herramienta indispensable para el fortalecimiento de las  pequeñas y medianas empresas, misión que Fundary, a través de sus soluciones de financiamiento inteligente trabaja para resolver en camino al año que está por iniciar.

Related Post

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies